El Centro Lupasco en la Actualidad

Proyecto Educativo del Centro.

El Centro de Educación Especial “Stephane Lupasco” es una Cooperativa de Trabajo Asociado, y se fundó en el año 1977. Desde su origen ha escolarizado a niños con problemas de personalidad. Funciona como Centro Concertado desde 1986. Los cambios en la organización del Sistema Educativo, y en consecuencia de la Educación Especial, han determinado la evolución de nuestro Centro hasta su situación actual: cinco unidades concertadas para alumnos con Trastornos Graves de la Personalidad.

El objetivo del Centro es la adaptación-integración de los niños/as y adolescentes tanto en el ámbito escolar como social.

Pretendemos que ésta se lleve a cabo en las mejores condiciones posibles, siempre con las miras puestas en que el alumnado, al llegar a la edad adulta, sea capaz de la mayor autonomía en su adaptación familiar, social y laboral dentro del entorno en el que viven.

Siendo nuestro punto de partida la personalidad descompensada, desestructurada o escindida, y como resultado la inadaptación, la organización del Centro pone en funcionamiento recursos educativos, reeducativos y terapéuticos de forma simultánea, de manera que posibilitan a la persona-niño plantear sus conflictos en un encuadre global que le ayuda a resolverlos.

El marco teórico de referencia para la construcción de este encuadre es la Pedagogía y Psicoterapia Institucional: un conjunto de técnicas, métodos de trabajo y organización educativa que tiene en cuenta lo individual y lo social, ambas dimensiones interdependientes, inscritas en un medio más amplio, físico y humano. Para la Pedagogía y Psicoterapia Institucional la meta fundamental consiste en la resolución del conflicto en la medida en que éste es patológico, así como en la constitución y desarrollo del sujeto y del grupo como entidad unitaria. También es importante la consideración de la Institución, no sólo en su propia unidad y globalidad, sino además como una unidad más en el entramado de las Instituciones de la comunidad con las que forma una red educativa y asistencial.

En la práctica, la filosofía cooperativista, la ubicación del Centro y la organización de la vida escolar se interrelacionan creando una dinámica en la que todo tiene valor educativo, reeducativo y terapéutico.